Publicado 22 de noviembre, 2015.

Salud: Opinión de Asociaciones Internacionales con respecto a la dieta vegetariana estricta

por Nicolás Zúñiga Cavagnola

 

Contenido

1. Asociaciones Internacionales que avalan el estilo de vida vegetariano
2. Esta tendencia científica lleva casi 20 años
3. Pilares sustentados en el respaldo científico
4. Posición de otras asociaciones internacionales
5. Referencias

 

1. Asociaciones Internacionales que avalan el estilo de vida vegetariano

Hasta el momento, las asociaciones internacionales que califican a las dietas vegetarianas bien planificadas, como “saludables y apropiadas en cualquier etapa del ciclo vital”, y que por lo tanto se muestran a favor de llevar un estilo de vida en esta línea son:

- Academia de Nutrición y Dietética (ADA, 1997; 2003; 2009; Academy of Nutrition and Dietetics, 2016).
- Asociación de Dietistas de Canadá (ADA & Dietitians Canada, 2003)
- Asociación Dietética de Nueva Zelanda (NZDA, 2000)
- Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (Craig et al., 2010)
- Comité de Médicos por una Medicina Responsable (PCRM, link)
- Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, link)
- Asociación Médica de Australia (Marsh et al., 2012)
- Asociación de Dietistas del Reino Unido (BDA, 2014)
- Academia Americana de Pediatría (Harstad & Albers-Prock., 2011)

Es importante mencionar que existe un consenso entre estas asociaciones con respecto a la Vitamina B12, y es que éste es el único nutriente que se debe obtener necesariamente desde algún suplemento o alimento fortificado, ya que no existen fuentes vegetales confiables que la contengan.

 

 

2. Esta tendencia científica comenzó hace casi 20 años 

En el año 1997, la Academia de Nutrición y Dietética (conocida en ese entonces como “ADA”) publicó por primera vez un documento llamado Position of the American Dietetic Association: Vegetarian Diets, en el cual reconoció en base a la evidencia científica disponible, que un sistema de alimentación estrictamente vegetariano y bien planificado, es saludable y nutricionalmente apropiado para cualquier etapa del ciclo vital (ADA, 1997).

En el año 2000, la Asociación Dietética de Nueva Zelanda apoyó públicamente esta tendencia declarando estar a favor de lo establecido por ADA en el año 1997 (NZDA, 2000).

Más tarde, en el año 2003, la ADA reafirmó lo establecido en el año 1997 a partir de nuevos antecedentes científicos, pero esta vez lo hizo en conjunto con la asociación Dietistas de Canadá (ADA & Dietitians Canada, 2003).

En el año 2009, la ADA realizó otra publicación reafirmando lo que ya había establecido en los años 1997 y 2003, en base a las nuevas evidencias científicas disponibles (ADA, 2009).

Posteriormente el Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas tradujo este último documento al español mostrando su respaldo con respecto a lo que en él se establecía (Craig et al., 2010).

Finalmente, en el año 2016, la ADA volvió a hacer una última publicación, ahora con el nombre de Academia de Nutrición y Dietética (adoptado desde el 2012), en donde reafirmó lo ya publicado en los años 1997, 2003 y 2009; y además agregó que las ditas vegetarianas normalmente proveen saludables beneficios en la prevención y tratamiento de la aterosclerosis y la obesidad y que a nivel medioambiental, son más sustentables que las dietas que incluyen productos deribados de animales, debido a que utilizan una menor cantidad de recursos naturales y generan daños ambientales mucho menores (Academy of Nutrition and Dietetics, 2016).

El resto de las asociaciones internacionales que se ha mostrado a favor de las dietas vegetarianas, han realizado sus publicaciones a partir de sus propias revisiones bibliográficas y no necesariamente apoyándose en lo establecido por la Academia de Nutrición y Dietética.

Volver al inicio

 

3. Pilares que sustentan el respaldo a las dietas vegetarianas

Lo establecido por la Academia de Nutrición y Dietética, y por el resto de las asociaciones internacionales, se sustenta en los siguientes 3 pilares:

1. Una dieta vegetariana estricta y bien planificada, es saludable y nutricionalmente apropiada en cualquier etapa del ciclo vital, incluyendo embarazo, lactancia, infancia, adolescencia, adultez, vejez e incluso para atletas. Además provee saludables beneficios en la prevención y tratamiento de ciertas enfermedades. 

2. A nivel de salud, los beneficios con respecto a su contraparte no-vegetariana, radican en un menor Índice de Masa Corporal; menores niveles sanguíneos de colesterol y presión arterial; y menor riesgo de desarrollar alguna enfermedad isquémica del corazón, hipertensión, diabetes tipo II o cáncer (principalmente de colon y próstata).

3. A nivel nutricional, los beneficios que permiten obtener las saludables ventajas ya mencionadas, con respecto a su contraparte no-vegetariana, radican en un mayor consumo de fibra y antioxidantes, un bajo consumo de grasas saturadas y un consumo nulo de colesterol.

Volver al inicio

 

4. Posición de otras asociaciones internacionales: 

4.1 En el año 2007, la Fundación Mundial para la Investigación del Cáncer en conjunto con el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer establecieron que a partir de la evidencia científica disponible, la gente que sigue una dieta 100% vegetariana, en comparación con los no-vegetarianos, tienden a tener menos riesgos de padecer diferentes enfermedades entre las que se incluyen distintos tipos de cáncer (WCRF/AICR, 2007).

Sin embargo, también aclararon que es difícil atribuir este beneficio únicamente a la naturaleza de la dieta, debido a que muchas de las personas que siguen una línea vegetariana, suelen incluir otros cambios en su estilo de vida tales como no fumar, no beber o consumir estos productos de forma moderada, factores que pueden ayudar a mejorar el estado de salud general de los individuos.

Si bien se refieren a la dieta vegetariana bien planificada, como 'saludable y apropiada', también establecen que consumir algunos alimentos de origen animal en cantidades moderadas puede ser nutritivo y beneficiosos para la salud. En otras palabras, establecen que una ‘bien planificada’ dieta vegetariana, puede ser tan saludable como una ‘bien planificada’ dieta que incluya alimentos de origen animal.

 

4.2 En el año 2010, la Organización de las Naciones Unidas (UNEP, 2010), estableció que en la actualidad, la única forma de reducir de manera significativa el impacto medioambiental que nosotros mismos hemos provocado, es haciendo un cambio sustancial en la dieta, tal como se muestra en la siguiente cita textual:

“Se espera que el impacto medioambiental, debido a la agricultura, aumente sustancialmente debido al crecimiento de la población que consume productos animales. A diferencia de lo que ocurre con los combustibles fósiles, es difícil encontrar soluciones alternativas a este tema: la gente debe comer. Una disminución sustancial de este impacto solo sería posible con un sustancial cambio en la dieta, alejándose del consumo de productos derivados de animales” (Página 82 del informe).

Para saber más al respecto, recomendamos revisar el artículo "Impacto Medioambiental de la Industria Ganadera".

Volver al inicio

 

 

5. Referencias 

 

Academy of Nutrition and Dietetics. (2016). Position of the academy of nutrition and dietetics: Vegetarian Diets. J Acad Nutr Diet. Melina V, Craig W & Levin S.

ADA. (1997). Position of the American Dietetic Association: Vegetarian Diets. J Am Diet Assoc. 1997 Nov;97(11):1317-21.

ADA. (2009). Position of the American Dietetic Association: Vegetarian Diets. J Am Diet Assoc. 109:1266-1282.

ADA & Diatitians Canada. (2003). Position of the American Dietetic Association and Dietitians of Canada: Vegetarian diets. J Am Diet Assoc. 2003 Jun;103(6):748-65.

BDA. 2014. Vegetarian diets. Recuperado el 14 de junio 2015 del sitio web de la Asociación de Dietistas del Reino Unido: https://www.bda.uk.com/foodfacts/vegetarianfoodfacts.pdf

Craig WJ, Mangels AR, American Dietetic Association (ADA). (2010). Postura de la American Dietetic Association: dietas vegetarianas (traducción). Act Diet. 2010; 14(1):10-26.

Marsh KA, Munn EA & Baines SK. (2012). Protein and vegetarian diets. MJA Open 2012; 1 Suppl 2: 7-10.

NZDA. (2000). Vegetarian Diets – American Dietetic Association, Position Paper. Journal of the New Zealand Dietetic Association.

PCRM. Vegetarian Foods: Powerful for Health. Recuperado el 13 de junio de 2015 desde su sitio web “www.pcrm.org” en el siguiente linck: “http://www.pcrm.org/pdfs/health/info_vegfoods.pdf”.

Harstad E & Albers-Prock L. (2011). Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5, Fifth Edition. Journal of Developmental & Behavioral Pediatrics: Volume 32 - Issue 2 - p 102.

UNEP. (2010). Assessing the Environmental Impacts of Consumption and Production: Priority Products and Materials, A Report of the Working Group on the Environmental Impacts of Products and Materials to the International Panel for Sustainable Resource Management. Hertwich, E., van der Voet, E., Suh, S., Tukker, A., Huijbregts M., Kazmierczyk, P., Lenzen, M., McNeely, J., Moriguchi, Y.

WCRF/AICR. (2007). Food, Nutrition, Physical Activity, and the Prevention of Cancer: a Global Perspective. Washington DC: AICR, 2007.

 

 

 

Sky Bet by bettingy.com